Colocación De Microchip En Gatos

Cuando procuran entrar en una colonia de gatos son rechazados y atacados por otros animales, por el hecho de que no pertenecen a su entorno, es muy dramático”, enseña la veterinaria. Se trata de nueve números y cuatro letras, que por sí mismas no manifiestan nada. En el momento en que son revisadas con un lector de chip, basado en exactamente la misma tecnología que los que leen de tarjetas, el sistema se pone en contacto con la base de datos regional o internacional y, al abrir la ficha de esa numeración, se accede a los datos. Por consiguiente, solo accediendo al chip no podríamos entender nada sobre el animal, hace falta poder comprobar la ficha en la banco de información nacional.

La información contenida en el dispositivo puede leerse empleando un lector concreto en poder de la policía, Guarda Civil, centros de acogida y veterinarios autorizados. Si tu gato se pierde y tiene microchip, notifícalo en la banco de información y en el veterinario. Cada microchip para gatos transporta asociado un número de 15 dígitos que se lee con un lector de microchips concreto. Los veterinarios, la policía y la Guarda Civil o Seprona tienen leyentes de este tipo.

No Todos Los Animales Aguantan El Chip

Más allá de esta falta de obligatoriedad, como se comentó previamente, es conveniente colocárselos. Las ventajas son numerosas y lo destacado es que resulta muy barato y accesible este dispositivo en mascotas. Este dispositivo deja mantener al animal, en este caso el gato, bien reconocido y protegido.

es obligatorio poner chip a los gatos

En Europa el organismo que centraliza toda esa información se llama EuroPetNet, hablamos de una agrupación de asociaciones internacionales con el único fin de detectar a las mascotas a nivel europeo. No obstante, de forma local hay representantes en todo el continente, y se ramifican por zonas. Todas las comunidades autónomas españolas tienen su registro de identificación animal, y estos datos se comparten nacional y también internacionalmente para detectar animales perdidos fuera de nuestras fronteras.

Maria Pifarré coopera con la esterilización de gatos urbanos en Santa Coloma de Gramenet y se encuentran con gatos en pésimas condiciones. “Varios gatos fallecen, pero como no se ve, semeja que no pasa”, añade. Este es el caso de las comunidades autónomas de Andalucía, Cantabria, Galicia, La capital española y Cataluña; las que manejan sus legislaciones respectivas.

La colocación del microchip puede resultar dolorosa, con lo que recomendamos ponerlo aprovechando la sedación del gato a lo largo de algún trámite que haya que hacerle (esterilización, sacar sangre si el gato no se deja despierto…). Naturalmente que hay gatos que se dejan ponerlo sin sedarlos , pero este episodio puede condicionar más tarde una aceptable relación con nuestros pacientes. Todas las inscripciones realizadas en los respectivos Registros Municipales conforman el Registro Central de Animales de Compañía de cada Comunidad Autónoma, que se integra en la Red De españa de Identificación de Animales de Compañía . Tenemos que destacar que hay gatos que se escapan, pero también hay dueños que se fatigan del animal y dejan que se marche o lo dejan y abandonan en una colonia de gatos de calle suponiendo que podrá seguir viviendo sin dificultad. Esto es tajantemente falso, ya ha quedado claro que el gato NO “se espabila”. En definitiva, el microchip se fué introduciendo poco a poco en el campo veterinario merced a todas sus características y a eso que facilita y asistencia en el precaución de los animales.

Solo Los Que Lo Hicieron Desde Pequeños Tienen La Posibilidad De Ingresar Y Salir De Casa Sin Problemas

Es necesario resaltar la importancia de sostener controlados a los felinos, ya que estos tienen fama de ser bastante resbaladizos y abandonar la vivienda con relativa sencillez. Poner el microchip para tener toda la información sobre gatos siempre y en todo momento presente es sencillísimo y es de agradecer si cualquier día tu gato se pierde en la calle. Tiene dentro toda la información sobre gatos del animal que lo lleva puesto, con la dirección de nuestra casa y el teléfono de nuestra familia. El dueño también debe contactar con los cobijos de mascotas locales y suministrar información del microchip. De ser posible, no estaría de más que consignara una fotografía reciente de la mascota. En el caso de confirmar el robo, el dueño debe dirigirse a la policía local con la identificación respectiva.

La advertencia, lanzada por los veterinarios, contraría a todos los que, equivocadamente, piensan que si su gato se escapa o se pierde no tendrá mayor inconveniente para espabilarse, regresar e incluso adaptarse a la vida fuera del campo doméstico. Con esta información, se desmonta el mito de que los gatos se adaptan mejor que los perros en el momento en que por alguna u otra razón, se pierden. La obligación principal de cualquier tutor es resguardar su bienestar. Los gatos familiares que se pierden suelen estar en pésimas condiciones en el momento en que son encontrados. Al final de cuenta, y por bastante instinto que tengan, no están acostumbrados a tener que apresar para sobrevivir o pelear con otros animales de la calle.

En la Red social de Madrid es obligatorio, y también lo es para todos y cada uno de los gatos que vayan a viajar fuera de España. Tiene el tamaño de un granito de arroz, y se introduce debajo de la piel del lado izquierdo del cuello a través de una aguja. Recuerde que para una mejor atención nuestros expertos veterinarios trabajan con cita previa. Puede aparecer en cualquier gato, macho o hembra, pero normalmente ocurre en gatos mayores. Para una mejor atención nuestros expertos veterinarios trabajan con cita previa. En el momento en que nacen, y a lo largo de las primeras semanas, no se aconseja poner microchip a ningún animal.

es obligatorio poner chip a los gatos

Sin el chip , en el caso de pérdida va a ser casi imposible recuperarlo y va a estar culpado a vivir en la calle, en un ambiente hostil al que no sabrá adaptarse y va a morir en la mayor parte de los casos. La falsa creencia habitual provoca que varios dueños de felinos, en contraste a lo que sucede con los perros de forma considerablemente más mayoritaria, no tengan identificado a su gato con un microchip, como evidencian las estadísticas si se equiparan a canes y felinos. “Varios gatos no pueden regresar con sus dueños en el momento en que se pierden pues no están determinados, es requisito realizar mucha difusión”, resalta Maria Pifarré, veterinaria. L@s gat@s sin identificar que tienen la fortuna de terminar en una protectora y ingresar en el desarrollo de adopción se encuentran con una contrariedad añadida, en tanto que es poco frecuente que alguien desee adoptar a un felino si es ya adulto. Los gatos de sobra de seis meses tienen muchas dificultades en ser adoptados. Los potenciales dueños se temen que la adaptación en la nueva casa no será fácil en caso de gatos de determinada edad, por lo que procuran animales muy jóvenes.

El uso del microchip es obligatorio para viajar a cualquier país de la Unión Europea o fuera de esta. Las normas de la UE establecen que animales tienen la posibilidad de viajar con sus dueños siempre que lleven implementado el microchip, tengan la vacuna de la íra y tengan pasaporte europeo para animales de compañía. No saben amoldarse a su nuevo entorno ni valerse por sí solos, no saben localizar comida y pueden fallecer o malvivir en pésimas condiciones. En el momento en que procuran ingresar en una colonia de gatos son rechazados y atacados por otros animales pues no pertenecen a su colonia y territorio. Hay gatos que se escapan, pero también hay dueños que se cansan del animal y dejan que se marche o lo dejan y abandonan en una colonia de gatos de calle pensando que podrá proseguir viviendo sin dificultad.

Del mismo modo, si el animal se pierde y no tiene el chip, en la situacion de recuperarlo, la asociación o entidades municipales intermediarias van a deber poner asimismo este caso en conocimiento de las autoridades para la consiguiente multa y microchipeado obligación. La novedosa Ley de Bienestar Animal, que entró en vigor en enero de 2022, aplica desaprobaciones más severas a este respecto, e incluso la incapacitación para poseer mascotas durante un largo periodo de tiempo en el caso de detectar infractores. El dueño de la mascota debe ponerse en contacto con la base de datos a la que pertenece el animal para informar del robo o extravío. De inmediato, se va a dar la voz y se notificará sobre la “mascota perdida” al conjunto de control de animales locales, los diferentes grupos de rescates que ya están en la región y la red de veterinarios. El microchip es un dispositivo electrónico que se implanta en la mascota a través de la inyección subcutánea de un transpondedor en la zona izquierda del cuello. Cada uno de estos dispositivos tiene asociado un código alfanumérico de 15 dígitos que va a quedar registrado en la banco de información de la comunidad autónoma a la que pertenece el gato.