Bruxas Galegas: Meigas, Fadas Y Santeiras

Descuentos en libros, últimos títulos publicados y mucho más. Xosé Ramón Mariño Ferro é profesor titular de Antropoloxía na Universidade de Santiago de Compostela. Entre as súas proyectos podemos destacar Antropoloxía de Galicia , Romanceiro en lingua galega en colaboración con Carlos L. Bernárdez; Symboles Animaux ; Santiago junrei no michi no rekishi; Los amores del ciervo , premio Ángel Carril da Deputación de Salamanca; e Imágenes de la mujer y del hombre.

Un buen orujo gallego es la base de nuestra tradicional bebida, la queimada. En Galicia se elaboran bebidas espirituosas ya hace siglos, el proceso y las recetas han sido transferidas a través del tiempo. Atento porque en nuestro próximo producto te contamos la relación que tiene la queimada con las meigas. Fuego de las Santas Compañas, mal de ojo, negros hechiceros, olor pestilente de los muertos, truenos y rayos.

Los Espíritus De Los Amigos Ausentes

’ , e incluso un conjuro muy jocoso que es ‘Salto a fogueira de San Xoán para que non me trabe cadela nin cánido’ . Pero uno de mis rituales favoritos es el agua de las flores de San Juan”. Las noches en las que las estrellas, el mar y el fuego consiguen un matiz fascinante.

brujeria gallega

Un festividad con profundas raíces paganas que después se cristianizó otorgando nuevos nombres a los ritos o vaciándolos de ciertos de sus significados mágicos. Pero la magia se despierta igual que un fuego y aunque el origen de estos conjuros es difuso, son una fuente de poder para lograr cambios en nuestras vidas. La brujería, un tema controvertido y siempre actual en Galicia La brujería gallega tratada como pervivencia de la civilización habitual. Con correr del tiempo y las malas lenguas los sabbath acabarían transformándose en invocaciones al Diablo.“La mayor parte de fiestas que se celebran en Galicia tienen un origen pagano, aunque sus nombres sean cristianos. De hecho, hay aun tradiciones de sexo mágico o magia roja que se le atribuyen a la Virgen. Pero no se ha conservado mucha información y todo cuanto ha trascendido son supersticiones y prácticas familiares”.

Conjuro

Después se envuelve todo en un trozo de tela negra, del mismo tamaño que las fotografías, y se cose alrededor con hilo rojo. Todas las noches se pone bajo la almohada y por la mañana se saca y se guarda en un espacio obscuro. María Nova va a tener, así, el poder de seleccionar, y de su decisión va a depender cambiar el discurrir del ser humano y quizás, puede ser, de la cristiandad, si bien ello suponga para esta joven poner “en entredicho” la totalidad de sus opiniones. El padre Pablo, un viejo sacerdote y su profesor en la niñez, la conducirá hasta el manuscrito de María Soliño, su abuela, y de ella, de María Nova, va a depender cumplir la promesa eterna que su predecesora logró 400 años atrás ante los tribunales que la juzgaron. Allí, junto a su pareja, no únicamente se reencontrará con sus amigos de niñez y juventud, sino los recuerdos de un pasado olvidado y los designios de sus ancestros la van a llevar a ofrecer un giro de ciento ochenta grados a su historia.

Mi abuela pensaba que las cruz de Caravaca resguardaba del mal de ojo y si podría haber sido gallega podría haber devuelto el daño a los envidiosos haciéndoles una ‘figa’, que consiste en cerrar el puño y colocar el pulgar entre el dedo índice y el corazón. Según reza la tradición, la Noche de San Juan es la ideal para espantar a pésimos espíritus y librarnos de ‘meigallos’ . “Hay muchísimos rituales para eludir que te hagan daño –afirma Sabrina-, como saltar la hoguera mucho más grande un número impar de ocasiones diciendo ‘¡Meigas fora!

Este libro da al lector una selección de las complejas, y la mayoria de las veces espectaculares, opiniones de los gallegos sobre brujería. Charla de Satán y de sus atributos, de las brujas, de las encarnaciones en animales, del vuelo al aquelarre, de los maleficios, del mal de ojo, del mal de mordisco, de la posesión diabólica y de las defensas contra el mal. Estas creencias, en lo fundamental, coinciden con las que reflejan los procesos de brujería del XVI y el XVII. No obstante, los cuentos populares ponen en acción diablos mucho más joviales, divertidos, no del todo pésimos, y tan débiles que un labriego con un poco de ingenio los vence y los humilla. Según la tradición habitual, la queimada se asigna a los celtas, si bien algunos datos rechazan este origen para considerarla como una bebida de origen medieval. El historiador Carlos Alonso del Real afirmó en 1972 que la destilación del aguardiente llegó a Galicia durante los siglos XII y XIII, con la introducción del alambique por la parte de los árabes.

brujeria gallega

Los cruces de caminos también eran lugares preferidos para estas mujeres, por lo que desde otrora las gentes ponían los cruceiros en estos emplazamientos para espantarlas. Temían sus hechizos y el mal de ojo que pudieran verter sobre cualquier pobre mortal, si bien con frecuencia también les confiaban sus desengaños los corazones enamorados en pos de filtros de amor, o pócimas que avivasen la pasión de enamoradas o enamorados. Incluso algunos autores señalan que las y los campesinos acostumbraban a poner una escoba de pita al lado de las puertas de sus casas para que la bruja, antes de entrar, se viese obligada a contar una a una las hebras, lo que con frecuencia le llevaba toda la noche. La piedra del hogar era el ubicación indicado donde estas ocultaban sus linimentos y pócimas mágicas. Exactamente el mismo lugar donde el fuego, aún hoy, conjura a los espíritus para purificar el alma y el cuerpo en forma de exquisita queimada. Es precisamente este sagrado ponche, y su divertida rima de vocablos gallegos, el que encierra una tradición mágico-religiosa imborrable.

Las meigas pertenecen a la tradición gallega y, aparte de significa “hechicera”, se reconoce así a curanderas y videntes. Si bien muchas personas le añade corteza de limón o naranja y hasta granos de café y trozos de alguna otra fruta como manzana o uvas, la queimada está llevada a cabo principalmente de aguardiente y azúcar. El resto lo hace el fuego, puesto que las llamas son las encargadas de que el brebaje se genere y el conjuro favorece que reine la magia en la habitación. El almacenaje o ingreso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Sin una requerimiento, el cumplimiento voluntario por parte de su distribuidor de servicios de Internet, o los registros auxiliares de un tercero, la información almacenada o recuperada solo para este propósito no se puede usar para identificarlo. En este vídeo de Zapeando, Miki Nadal muestra el instante en el que dos meigas gallegas llegan a la televisión pública para hablar de brujería.